Ana Grynbaum – Arte y vida. El Palacio Ideal del cartero Cheval

Además de ser una hermosa película, la historia del cartero Cheval contada por Nils Tavernier funciona como una reflexión certera sobre el arte y la vida del artista.


Joseph Ferdinand Cheval (1836-1924), cartero rural francés, construyó un original monumento arquitectónico al que llamó Palacio Ideal en el jardín de su casa, en el pueblito de Hauterives, Drôme. Obra de un solo hombre, sin conocimientos de construcción, creada a partir de piedras que fue juntando por el camino. Declarada monumento histórico por el ministro Malraux en 1969, hoy centro de peregrinación del turismo internacional.


La tarea llevó treinta y tres años, desde 1879. Entretanto, en la miseria murieron los dos hijos y la segunda esposa de Cheval. Debido a disposiciones legales no pudo enterrarlos en el Palacio, por lo que una vez concluido éste, pasó ocho años más construyendo en el cementerio un mausoleo donde reencontrarse con su familia.



***


La historia del Palacio Ideal de Cheval contada por Nils Tavernier e interpretada por quien suscribe, manifiesta:


- El artista se define por una posición existencial, independiente del lugar y los medios que la cultura le asigne o le niegue.


- La denominación arte naíf es, en sentido estricto, redundante. El arte no puede surgir sino del impacto, la sorpresa, la suspensión de un sistema cognitivo que permita la apertura a otra cosa, la creación.


- El acto creativo da lugar a la obra, en el mejor de los casos. La vida organizada se opone. La entrega al arte es sacrificio. La creación artística implica la paradoja de realizarse en la pérdida.


- La obra se impone por encima de cualquier criterio de bien, belleza o valor, con su propia fuerza; o se frustra y ningún consuelo importa.


- El artista se realiza en el acto creativo. Todo lo que lo rodee, funcione como estímulo u obstáculo, es prescindible. A veces, como en el caso de Cheval, hasta la atención y la responsabilidad que se le debe a la propia familia es prescindible.


- La obra de arte constituye una suerte de regurgitación del mundo, en alguno de sus aspectos y de una forma rotundamente particular. Cheval caminó la cantidad de kilómetros necesarios para dar por lo menos cinco vueltas al mundo sin salir de su región. En esas caminatas de treinta y pico de kilómetros por día soñaba. Sus sueños consistían en relatos fantásticos inspirados por las imágenes de las postales y las revistas que antes de entregar miraba.


- La historia de Cheval es una metáfora en acto de la vida del artista. Cuyo conocimiento resulta especialmente recomendable tanto para artistas novatos como para veteranos cansados de las durezas del oficio.


- El único consejo válido es hacer. De allí que entre la multitud de frases inscriptas en el Palacio Ideal se destaque esta:


1879 - 1912

10.000 días --- 93.000 horas --- 33 años de pruebas

El que sea más obstinado que yo que lo demuestre



***


L’incroyable histoire du facteur Cheval, titulada en español El Palacio Ideal, 2018. Dirigida por Nils Tavernier. Protagonizada por Jacques Gamblin y Laetitia Casta.


Nuestra conversación con Lissardi: https://www.lissardigrynbaum.org/podcast/episode/24476cea/lincroyable-histoire-du-facteur-cheval-el-palacio-ideal


***


Simpático e ilustrativo registro de una familia que recorre el monumento: https://www.youtube.com/watch?v=mehJVbZDdR4&ab_channel=Viajandoconchupetes