Reseña de "Bitácora de una persecución amorosa" por Alfredo Fressia para El país cultural

Narrativa de Ana Grynbaum, La escritura o la nada


La edición de esta nouvelle no trae ninguna información sobre la autora. El lector ignora por ejemplo en qué generación se debe ubicar a la escritora o si ésta es su primera narrativa ficcional. Buscando en Internet se accede sin embargo a algunas informaciones. A saber, Grynbaum es licenciada en Psicología por la Universidad de la República, participa desde 1999 de seminarios, talleres y jornadas de Ia Ecole Lacanienne de Psychanalyse, se desempaña como psicoanalista y es autora de un texto (psicocrítico, sobre la obra de Kafka) denominado "Del cuerpo paciente a la máquina de vengar". Un último detalle: participó de jornadas significativamente llamadas "De qué hablamos cuando hablamos de amor".


Es evidente que el laconismo editorial responde a una decisión autoral. Es probable que Grynbaum haya recelado que, confrontado al currículum de la autora, el lector, casi intimidado, redujera su nouyelle a una lectura "psi" y a thése, es decir, como la de un texto destinado a exponer la ideología de una escuela analítica. Si esta hipótesis es correcta, se puede adelantar que la opción por el laconismo fue prudente, vistos los excesos de cierta crítica lacaniana popularizada, y que también fue adecuada al principio de autonomía que constituye la naturaleza misma de la lectura.


Mencionada como texto desde el título ("bitácora"), la nouvelle tiene como tema a la propia escritura. Una primera persona femenina va narrando el asedio "amoroso" de que es objeto en un texto que comenta su naturaleza de escritura:

"Si escribo este relato es porque no llego a comprender cómo se descompuso tan abismalmente nuestro promitente hogar feliz" (p. 33), "Porque necesito rescatar cosas de lo no dicho es que estoy escribiendo ahora" (p. 54), "No habré terminado con el relato -que de todos modos no iba a ninguna parte- él terminará conmigo" (p. 94).


Antes de la persecución, la narradora existía ajena a la escritura: "vivía en un territorio cuadriculado de casilleros a llenar -llámense lunes, martes, 7.30, 14.45, levantarse, acostarse, tomar el ómnibus, subir al despacho 15, etc" (p. 39). Es imposible no pensar en otras mujeres, también creadas por escritoras, y especialmente en Le ravissement de Lol V. Stein (1964) de Marguerite Duras, la novela en la que Jacques Lacan decía en-contrar lo que el conjunto de su teoría ya no podía decir, y A Paixao segundo GH. (también de 1964) de Clarice Lispector.


Tanto en la novela de Duras como en la de Lispector, las protagonistas están siempre al borde de la nada", un anonadamiento que puede ser el "vivir entre paréntesis” de G.H. o el recurso al orden de la vida cotidiana como método de supervivencia ( "la puntualidad, el orden, el sueño'). Y si la narradora de Grynbaum literalmente corta partes de su cuerpo en pedazos, las otras ritualizan el corte con el de su nombre: las iniciales de "G H." y la transformación de Lola Valerie Stein en "Lol V.".


"No es cierto que la nada no exista. Es posible vivir en ella; habitar un contorno desdibujado" (p. 4l), dice la heroína de esta Bitácora. Sin duda la tensión del texto de Grynbaum surge de la coexistencia de esa mujer tentada por la nada, acosada, literalmente apresada por su amante y elegido marido, y el texto del que ella es titular, vital, activo, destinado a entender, y que va más allá del mero diario íntimo. La escritura es aquí la activa parte de ser en el vacío de la nada, un cuaderno de bitácora, es decir el "libro en que se apunta el rumbo, velocidad, maniobras y demás accidentes de la navegación", según la definición que la Academia Española da de ese cuaderno.


Novela del imposible "ser, y no padecer historia", más bien transformado en la "historia de escribir", este texto instigador podía haber evitado el recurso manido de transformar el "casada" en "cazada" (p. 44), incluso porque una de las calidades del relato reside en no pretender ser mimético. Situado en Montevideo, tal vez durante la crisis de 2002, el texto de Grynbaum evita el documento psicoanalítico, casi privado, y permanece en la memoria del lector, tenso como el dolor cuando se transfigura en real literatura, radicalmente universal.



BITÁCORA DE UNA PERSECUCIÓN AMOROSA, de Ana Grynbaum. Artefato, 2005, Montevideo, 95 pp.


(4/8/2006)